El fin de semana pasado he celebrado mi primer curso de fotografía en Almería. Hasta ahora era una ciudad donde no había celebrado ninguno, pero estoy seguro de que repetiré después del verano porque he tenido una cálida acogida. Me he sentido muy agusto impartiendo este curso y me lo he pasado muy bien así que sin duda volveré. El sábado fue intenso, lleno de conceptos básicos y no tan básicos, y al final del día los 19 asistentes estaban agotados. Repasamos los conceptos más importantes para controlar la luz, el enfoque y la profundidad de campo, entendiendo cómo funciona una cámara y cómo “piensa” por dentro. Poco a poco se van descubriendo los distintos botones, opciones y modos de disparo de que disponen las cámaras réflex, que es imprescindible conocer si se les quiere sacar todo el provecho. ¡Hay que entender esos numeritos que aparecen abajo!

Fotografía de Francisco Aguirre. Parte del grupo practicando cómo capturar el movimiento de diferentes formas.

 

El domingo fue menos intenso y sobre todo menos técnico. Vimos un amplio tema de composición para aprender a encuadrar y también salimos a la calle a practicar la teoría del día anterior. Aquí los asistentes se enfrentaron con bastante éxito a las cámaras y a los modos de disparos no automáticos. La mejor forma de entender cómo funciona una cámara es haciendo fotos.

Incluso algún espontáneo tuvimos que quería ser nuestro modelo. De vuelta al hotel para continuar con la teoría las caras eran otras, de alegría, al ir entendiendo cómo funcionan las cámaras.

Espero que los asistentes se hayan divertido en este curso y que hayan aprendido mucha fotografía. Ahora sólo queda practicar y practicar para asimilar los conceptos. Y la mejor forma es haciendo fotos y compartiéndolas en el grupo de Flickr para exalumnos del curso, donde podréis plantear dudas, recibir comentarios de vuestras fotos y participar en retos y juegos fotográficos muy divertidos. Espero leeros allí.

Written by Jesús Rodríguez