Actualmente las cámaras reflex nos permiten subir la sensibilidad a límites muy altos para captar mayor luminosidad. A priori podríamos pensar que cuanta más luminosidad mejor.

50mm | ISO 3200 | f/1.8 | 1/100

Recorte tamaño 100%

Sin embargo sabemos que cuanto mayor es el ISO mayor es el ruido lumínico y cromático, menor es la nitidez y también menor es el rango dinámico de las fotos. Así que siempre tratamos de utilizar el ISO menor para obtener una mayor calidad de imagen.

50mm | ISO 1600 | f/1.8 | 1/40

Recorte tamaño 100%

A veces, si queremos sacar alguna foto, no nos queda más remedio que subir el ISO, disparar muchas fotos y a ver si alguna sale nítida. Éste fue mi caso recientemente en el bar 55 de Nueva York, donde había música en directo. Es uno de estos típicos pubs con muy poca iluminación, donde sacar un flash no sólo es atrevido sino molesto, y yo diría prohibido, por aquello de respetar a los músicos.

50mm | ISO 1600 | f/1.8 | 1/40

Recorte tamaño 100%

En este caso puse el objetivo más luminoso que disponía, un 50 mm f/1.8, subí el ISO de la Canon 50D hasta 1600 ó 3200 (dependiendo de la foto) y traté de obtener velocidades intermedias rondando los 1/40, 1/60 y 1/100. Para evitar la trepidación lo más posible traté de apoyarme sobre objetos o paredes para tener la máxima estabilidad. Por cada encuadre disparé 4 ó 5 fotos, sabiendo que la mayoría saldrían movidas, a ver si alguna se podría rescatar.

50mm | ISO 1600 | f/1.8 | 1/40

Recorte tamaño 100%

Era consciente de que las fotos serían especialmente ruidosas al verlas en el ordenador, y así fue. El anti-ruido está “ajustado” con el revelador raw Canon DPP. Y efectivamente ahí está el ruido, pero por lo menos las fotos a tamaño web son  aprovechables.

50mm | ISO 1600 | f/1.8 | 1/60


Al final de la actuación un miembro del grupo me pidió que les enviara alguna foto, ya que habían hecho una grabación con varias cámaras de video y es posible que usaran algunas fotos en el montaje. Eso sí, a la resolución de un video en full HD (1920×1080) estas ruidosas fotos tienen la calidad suficiente, más aún en blanco y negro, donde el ruido cromático es menos apreciable.

Mi reflexión después de estas fotos, es que a veces merece la pena sacarlas, a pesar de reducir la calidad. Hoy día el ruido nos obsesiona hasta puntos que nos llevan a gastarnos auténticos dinerales en equipos que luego nos superan por no asumir unas fotos, en su mayoría en un porcentaje muy bajo, con algo de ruido. Otra cosa es si te dedicas a este tipo de fotografía de forma habitual, donde merecerá la pena hacerse con el equipo necesario para esto.

Written by Jesús Rodríguez